El Dr. Guillermo Pou aplica una nueva técnica para corregir hernias gigantes abdominales «con menos dolor y recuperación más rápida»

Una nueva técnica para corregir hernias gigantes abdominales con menos dolor y recuperación más rápida.

El centro Vithas Valencia 9 de Octubre ha liderado un estudio multicentro que ha realizado un seguimiento de 38 hernias gigantes tratadas con toxina botulínica. Los resultados demuestran un bajo índice de dolor postoperatorio y, respecto a las recidivas –reaparición de la hernia– se dio solo en un caso. «Los resultados del estudio, unido a nuestra experiencia, nos permiten afirmar que la infiltración de toxina botulínica (TB) en estos casos es eficaz, ya que facilita el cierre posterior de la musculatura del abdomen», explica el doctor Guillermo Pou, cirujano especializado en la pared abdominal del Hospital Vithas 9 de Octubre. Entre las ventajas de la utilización de TB destaca su capacidad de preparar al paciente para una intervención quirúrgica más sencilla, que reduce el tiempo quirúrgico a la mitad. «Hablamos de intervenciones que habitualmente precisan entre 3 y 4 horas de quirófano pasan a realizarse en una o dos horas. Otra de las ventajas es la reducción del dolor postoperatorio. El efecto de la TB es de seis meses», aclara Pou. «Durante ese tiempo –prosigue– la malla (que cierra la pared abdominal) se va adaptando al organismo. La calidad de vida del paciente, sin duda, mejora». El porcentaje de éxito de esta técnica se sitúa por encima del 90%. Según explica el centro sanitario, una eventración o hernia incisional es el resultado de una mala cicatrización de una incisión (corte) realizada en la pared abdominal durante una intervención quirúrgica. El resultado es un defecto (agujero) en la misma por donde puede salir contenido abdominal (asas intestinales) causando obstrucciones y dolor. Cuando el tamaño del defecto que producen es mayor a 10cms se llaman hernias gigantes. El tratamiento de estas hernias es quirúrgico, si bien la práctica recomienda utilizar métodos previos a la intervención quirúrgica que permitan expandir la pared abdominal para facilitar, posteriormente, el cierre de los músculos distendidos. En este sentido, Guillermo Pou señala que «el tratamiento de hernias gigantes sin preparación previa nos enfrenta a posibles complicaciones respiratorias, alteraciones en la irrigación intestinal y a la posible aparición de hernias tras la reparación de la hernia principal». PACIENTES ONCOLÓGICOS Las hernias gigantes se dan, en su inmensa mayoría, en pacientes oncológicos que han pasado por una intervención quirúrgica ante un tumor de colon o estómago Pou se ha convertido en pionero –junto con otros dos centros hospitalarios, públicos y privados– en Valencia en la preparación previa a la cirugía de hernias gigantes con toxina botulínica (Botox). «La infiltración de los músculos anchos de la pared abdominal con toxina botulínica produce una parálisis muscular reversible al bloquear la liberación de acetilcolina, reduciendo el espesor y aumentando la longitud de los músculos laterales del abdomen, ayudando así a una disminución del tamaño del defecto herniario», explica Pou. A lo largo de mañana y hasta el jueves, Vithas Valencia 9 de Octubre acoge la II Jornada internacional de Cirugía de Pared Abdominal. Organizada por el hospital valenciano, el evento contará con la asistencia de 80 cirujanos de todo el mundo. El tratamiento de eventraciones y diástasis de rectos del abdomen centrarán esta jornada.

ver noticia en la Vanguardia >>

©2014 Doctor Pou | nota legal | diseño y desarrollo web lamosquita & pausoriano